Gas Natural Licuado en medio de la “Tormenta Perfecta”

En los pocos meses transcurridos del año 2020, han coincidido factores internos y externos que impactan a la industria de los hidrocarburos: temporadas de invierno menos severas se vienen sucediendo desde hace varios años, el esparcimiento global del virus COVID-19, la guerra de precios petroleros entre Arabia Saudita y Rusia, han sido determinantes en la oferta y demanda, precios y disponibilidad de hidrocarburos y productos terminados.

La situación genera un impacto a lo largo de la cadena de valor. Grandes transnacionales energéticas han anunciado recortes multimillonarios en sus operaciones, muchas se encuentran nuevamente en revisión de la factibilidad económica de sus proyectos, el comercio global de energéticos busca donde colocar producción en el mercado spot y otros comienzan a utilizar tanqueros como almacenaje flotante temporal.

Mercado y Precios

Desde el año 2019, el comercio internacional del Gas Natural Licuado (LNG, por sus siglas en inglés) ha observado la caída de los precios en los mercados asiáticos y europeos por una elevada oferta principalmente desde Estados Unidos, Medio Oriente y Australia.

Esta caída en los precios  se agudiza debido a que continúan ocurriendo inviernos menos severos en Asia y Europa lo cual a la fecha mantiene elevados niveles de inventarios estratégicos en dichas regiones. Adicionalmente, las medidas de cuarentena para evitar el esparcimiento de la pandemia del COVID-19 mantiene a un nivel muy bajo la demanda principalmente en los sectores industriales a nivel mundial.

Las notificaciones de “Force Majeure” comienzan a abundar entre los productores. Los que poseen contratos con mayor flexibilidad destinan cargamentos en alta mar hacia el mercado spot, otros retrasan o desvían cargamentos hacia otros consumidores mientras bajan los inventarios. Las mismas plantas de licuefacción y regasificación están laborando con un mínimo de personal y empiezan a despedir empleados lo que puede afectar la operación y mantenibilidad de las mismas.

La caída mundial de la demanda para el 2020 se estima en mínimo 19 millones de TM/año de LNG, esta cifra es equivalente al 38% de las exportaciones de Estados Unidos. Países como India pueden disminuir la demanda en 2,5 millones de TM/año de LNG (32 buques aproximadamente) y la caída en la demanda europea se estima como mínimo en 7 millones de toneladas. Se estimaba que la demanda mundial de LNG en 2020 alcanzará las 365 a 370 millones de toneladas.

Afectación del Fletamento de Buques Metaneros

Se espera que la congestión de metaneros empeore en algunos puertos importantes de Europa y el sureste asiático lo que afectaría el negocio del fletado de este tipo de tanqueros. Cargamentos que en el pasado pudieran ser colocados con facilidad en Europa y Asia, están teniendo problemas para su colocación por los altos inventarios en el viejo continente, condición que se estima dure hasta el mes de Julio,  y baja demanda asiática.

El impacto en el mercado del fletado de buques metaneros y de crudo es incierto,  ambos mercados se encuentran en una etapa de mucha inestabilidad tarifaria. En el corto plazo, y a medida que la demanda de LNG se mantenga baja, se incrementará el almacenamiento flotante (negocio que los armadores están estudiando con mucho detenimiento en estos momentos) y la disponibilidad de buques metaneros caerá en el mercado.

Los principales productores que han venido siendo afectados por esta situación son los productores norteamericanos, quienes pudieran ver afectación económica en cargamentos destinados al mercado europeo mas no así en los destinados al mercado asiático; sin embargo, en este último mercado pudiera saturarse rápidamente y generar igualmente afectación.

Nuevos Proyectos

En materia de nuevos proyecto de licuefacción se conoce que 20 proyectos a nivel mundial que involucran la introducción de 228 millones de toneladas anuales adicionales se encuentran a la espera de una decisión final de inversión; no obstante, los bajos precios del petróleo, la incertidumbre creada por el esparcimiento, duración y efectos colaterales de la pandemia, e incluso la difícil tarea de ubicar nuevos consumidores generaran importantes retrasos y posiblemente muchos de estos proyectos no se materializarán.

Adicionalmente, la obtención de financiamientos en la banca comercial se ve cuesta arriba ante la inestabilidad de este primer trimestre del 2020. Para minimizar los riesgos, la banca comercial internacional ha disminuido sus líneas de crédito para proyectos energéticos y petroquímicos, ha aumentado los costos asociados a la formalización y manejo de solicitudes y sus comités de evaluación han endurecido sus políticas de análisis y aprobación. Todo indica que los créditos comerciales serán otorgados principalmente a clientes con demostrada fortaleza económica y  trayectoria en el negocio.

Finalmente, la superación de la pandemia del COVID-19 y la supresión de las medidas impulsadas por los organismos multilaterales y locales para prevenir su esparcimiento y contagio será el principal impulsor de la demanda de energéticos a nivel mundial; mientras esto sucede el retorno a precios aceptables del petróleo está en manos de los principales productores de Estados Unidos, Arabia Saudita y Rusia y ya se trabaja próxima una solución negociada al conflicto.

En ChemStrategy podemos enfocarnos en los segmentos energéticos de tu interés. Tan solo debes contactarnos para discutir las soluciones que tenemos para tí.

Gas Natural Licuado en medio de la “Tormenta Perfecta”
Tagged on: